26º Una nueva experiencia: el BRUNCH

El brunch, palabra anglosajona, viene a partir de la unión de 2 palabras:  breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo). Suele servirse entre las 11 del mediodía y las 14:00h, aunque depende del lugar o del establecimiento puede incluso hasta alargarse hasta las 16:00h.

 

El Café/Panadería/Restaurante Veintiséis Grados se encuentra situado en la C/Rosal nº 13 de Oviedo, su nombre viene de 'La temperatura a partir de la cual comienza la fermentación de la levadura'.

 

Además de la Panadería y la cafetería, el local tambien es restaurante, ofreciendo una pequeña lista de platos para comer o cenar, como ensaladas, tablas de quesos o embutidos, diferentes tostas, sandwiches, hamburguesas, platos de pasta y deliciosos postres caseros.

 

 

Horario:

 

De Lunes a Sábado: de 08:00h a 24:00h

Domingos: de 09:00h a 16:00h

 

 

El Brunch de 26º se sirve los sábados y domingos a partir de las 11 de la mañana, es bastante contundente así que es recomendable pensar bien en que no es un desayuno, sino un Desayuno/Comida, por lo que es ideal degustarlo a partir de las 12:00, ya que quizás más temprano se puede hacer muy pesado.

 

El Menú consta de un primer plato a elegir, un cóctel, un café o infusión, un zumo de naranja y dos piezas de bollería; el precio como veís es de 12€. A mi parecer es un precio bastante razonable, se asemeja mucho al precio de un menú del día.

 

 

 

Como primer plato se puede elegir entre unos Bagels o unos huevos. Los bagels son una especie de pan con forma de donuts que se puede rellenar con diferentes ingredientes. En la carta tenían 3 tipos; uno de salmón ahumado, otro con bacón/queso de cabra y cebolla caramelizada y la tercera opción es la que yo elegí "con jamón ibérico y mozzarella". La verdad es que estaba muy rico, aunque quizás demasiado contundente, quizás le hubiera dado un pequeño toque de plancha o horno.

 

Los huevos son otra buena opción para un primer plato, realmente lo ideal es que si vas acompañado pidáis cosas diferentes para después probar un poco de todo, en cuanto a los huevos tambien disponen de tres opciones diferentes; todas ellas con pan tostado y huevo poché pero cambiando los ingredientes que les acompañan. Mi acompañante pidio los huevos Florentine, que vienen con crema de espinacas y salsa holandesa, desde luego lo mejor de este Brunch...riquísimo es decir poco.

 

 

 

Acompañando a los huevos o los bagels te dan una copa fría de Coctel Bellini 26º, la verdad es que esta muy sabroso, muy suave, compuesto por un vino blanco espumoso y zumo de melocotón.

Tras el primer plato y el cóctel, Nos trajeron el Café (infusión si lo prefieres) y los vasos de zumo de naranja natural.

 

Ya con el café en la mesa nos trajeron las dos piezas de bollería que elegimos, en mi caso me decidí por el croissant de mantequilla y por el muffin de yogur.


Mi acompañante también eligió el muffin de yogur pero se decidió acopañarlo con el Brownie de Chocolate y nueces.

 

Cabe destacar que en bollería tienes varias opciones para elegir, además de los ya nombrados como la caña de chocolate, la napolitana, el muffin de toffe o los bizcochos de sabores; todo ello artesano y hecho a mano en el local. Es imposible encontrar dos piezas iguales.


 

 

El croissant de mantequilla estaba verdaderamente sabroso y crujiente, como a mí me gusta, sin ser demasiado contundente.


Estoy muy acostrumbrado a desayunar croissants en varias cafeterías de Oviedo y suelen tender a ser o muy secos y con poco sabor, o con excesiva mantequilla y demasiado empalagosos, estos están en un punto perfecto de sabor y cocción. 

 

El muffin de yogur, es sin duda uno de los mejores muffin que he probado hasta ahora, super suculento y muy tierno, pero sin caer en excesiva dulzura o la pesadez del bizcocho.

 

Me quedé con ganas de probar el muffin de Toffe, espero probarlo en una nueva visita.

 

El brownie de chocolate, con nueces y uvas pasas, me sorprendió gratamente. Era ligero, suave y acompañarlo de un zumo de naranja natural fue todo un acierto. Sin duda, la pareja perfecta!

 

El Brunch del Veintiseis Grados acerca este tipo de "Almuerzo" a la ciudad de Oviedo, en la que muy pocos locales se atreven a ofrecer.


Verdaderamente merece la pena si lo que deseas es comenzar el día degustando platos tanto salados como dulces y poder prescindir de la comida.

 

Lo único que cambiaría es la bollería, ya que dos piezas dulces puede resultar un poco pesado, yo hubiera preferido probar uno salado y para finalizar el dulce.

 

 

 

El local esta perfectamente ambientado con una decoración hogareña y acogedora, prestando siempre atención en los mímimos detalles. Cada rincón es una sorpresa y no sólo en el comedor, sino en rincones como los servicios, lugar que a veces se le suele dar de lado en numerosos negocios.


Por cierto es importante decir que aunque los servicios están en la planta de abajo, disponen de un gran baño para minusválidos en la 1ª.

 

Sin duda una de las cosas que mas sorprende del local es el lucernacio que esta situado en la misma entrada del negocio, que además de proporcionar luz a la terraza interior, La ambienta de forma muy original jugando con los colores según la hora del día.

 

Otro detalle que me llamo la atención fue que junto a la panadería disponen de una pequeña nevera con agua, refrescos y cervezas para llevar con precios razonables.

 

La parte principal del negocio es el comedor, bastante amplio y con mucha capacidad pero sin caer en la masificación.


Puedes optar por sentarte en una mesa con sillas tradicionales o tener la suerte de sentarte en un banco o incluso unos sofás (que suelen estar bastante demandados)

 

Cabe destacar sobre todo la juventud y el espíritu emprededor de su personal, siempre muy eficiente y agradable, intentando satisfacer en todo lo posible al cliente.

 

Aunque a primera vista 26º pueda parecer un negocio elitista, sus precios son parte de su éxito; pinchos de calidad a 1€, bollería a 1€ incluso los tienes a 0,50€ o 0,80€. Por otra parte están los precios del restaurante, donde la calidad y el mimo a la materia prima esta asegurada. Pueden rondar desde los 8€ de unas croquetas de jamón ibérico a los 12€ de una hamburguesa de ternera asturiana.

 

No obstante se puede comer perfectamente sin recurrir a la carta gracias a la variedad de pizzas, focaccias o pinchos, todos ellos recien hechos en la panadería a un precio mucho menor, pudiendo almorzar por unos 5€.

 


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Luisa (lunes, 17 junio 2013 15:38)

    yo fui una ocasión y no tenían mesa, así que compre pan y bollería y me la comí en casa y todo muy bien, tengo ganas de volver a probar mas cosas

  • #2

    replica wallets (jueves, 27 marzo 2014 09:54)

    I'm also writing to let you be aware of what a excellent discovery my friend's princess gained checking the blog. She realized some details, including what it's like to possess an incredible helping mindset to get the rest without hassle know precisely a number of very confusing things. You truly did more than my expected results. Many thanks for imparting such beneficial, trusted, educational and also fun tips about the topic to Kate.